miércoles, noviembre 29, 2006

Reflexiones de media noche

Me pregunto ¿con qué cosa puedo coser palabras?
Me respondo, con artículos, preposiciones, verbos... cosas por el estilo, claro, otras palabras.
Busco algunas para probar. No vaya a ser cosa que confuda coser con tejer, no?
Si quiero coser palabras, me pregunto, qué palabras quiero coser.
¿Busco algunas al azar o me hago una lista? ¿Larga, corta?
¿Qué tipo de lista será mejor para coser?
¿Para qué servirá luego la costura?
¿será mejor preguntarme esto antes o después de empezar a coser?
Escuché tantas veces eso de "hilvanar una frase"... y por lo general la frase es negativa: "no lograba hilvanar una frase", ... es muy común escuchar esto.
¿Y para qué hilvanar? ¿Por qué no coser directamente?
Siguiendo el hilo de una conversación, entonces, uno entra y sale por las palabras. Cada palabra, cada vez, es ensartada por el hilo, ¿o por el hilván?

Mejor empiezo probando una lista tentativa. Así, como salga:

cabello, tulipán, florero, tinta, luz, escalofrío, merienda, enroscado, trapecio, carcelero.

A ver... EL cabello DEL tulipán DEL florero COMO tinta SIN luz DA escalofrío EN LA merienda, enroscado EN EL trapecio carcelero.

Horrible. Creo que en verdad estoy hilvanando y no cosiendo.
Pruebo denuevo:

El cabello podría ser útil para coser. El tulipán frágil para ser cosido.
El florero duro y quebradizo (porque me imagino uno de vidrio). La tinta, escurridiza, necesitaría un soporte. La luz etérea para ser sujetada. El escalofrío efímero. La merienda se cosería facilmente pero en el fuego. El enroscado: absurdo. No existe tal cosa; sería un coso enroscado... una persona enroscada, no sé, quizás sea dificil atraparla, tal vez no. El trapecio, creo que es fácil, de hecho, ya viene ensartado con unas sogas. Y por último, el carcelero... suena dificil, pero no imposible. Según carcelero de quién sea.

Empezaré por lo más fácil, que resultó ser el trapecio. Trataré de ir armando de a pares.

Coso el trapecio con cabellos. Cabellos que dejó una niña mientras volaba.
Si coso la merienda con tinta, puedo intoxicarme o resultar colorida.
La luz parece lo más apropiado para coser al tulipán sin dañarlo, pero el escalofrío, podría quebrar el florero... mejor dejar el escalofrío para el tulipán y la luz para el florero. Así, cuando la luz atraviesa el cristal del florero, el tulipán, con escalofríos pierde sus pétalos intactos.
Finalmente, el carcelero podría acudir en su ayuda, guradándolos juntos en algún coso enroscado. ¿Es triste el destino del tulipán?


Probemos con una nueva lista. Esta vez, sólo de sustantivos.

Enredadera. Mariposa. Fuerte. Gustavo. Corcho. Peluca. Alquitrán. Sueño. Agosto. Renacuajo.

Sigo mañana, u otro día. Voy a soñar.

4 comentarios:

Frank dijo...

interesante alfombra de ideas...

Anónimo dijo...

Luego de tanto tiempo es bueno encontrar algo tuyo y disfrutarlo.

Roberto Araujo - Myers

Leicia (alter ego) dijo...

Gracias Frank!
Gracias Myers, tanto tiempo!, ¡qué loco encontrarte por aquí!, espero que pases seguido a visitarme.

un beso

danixa dijo...

leicia, estaba intentando recomendar tu libro de la caperucita, que para mí es lo mejor del año y blogger beta no me deja subir la imagen de la portada...yo no sé si es por la nueva versión o porque es la tapa del libro...
necesito tu autorización y la de istván para subirla?
un saludo
de una admiradora incondicional